reloj

relojes web gratis

sábado, 14 de diciembre de 2013

Un naufrago, un tío perdido y la mina del lápiz

... IX.-Sopa de ideas

 Ahora que duerme trabajosamente el náufrago en su refugio, ahora que le nace el futuro como musgo en los hombros al sol de los dioses, ahora que abandonado está de su consciencia, en uso ventajoso de la omnisciencia creativa, les participo del concurso de ideas, hipótesis y conjeturas nacidas de las meninges de Unno Schiafino, en la aplicación del ya conocido “Método Alzhéimer de Investigación” sobre la rimera de enigmáticas jarchas diseminadas a lo largo del dietario de abordo por el Capitán Slow Torstens. Estas teselas ológrafas decían: “Más madera”. “Dinero fácil”. “Tres pescaítos al agua”. “Envido a la grande. Lo veo, Mateo”. “Diversificación”. “Alma en almoneda”. “Rantamplán ladra y muerde”. “Casquería y despiece” “Marejada. Mina en la mira”. “El infierno de Dante”. “Herr Lieben”.




Considera Unno seguro que la “Sociedad Anónima Criminal”, en adelante S.A.C., había coaccionado, amenazado  y puede que herido al marino para superar melindres, moralidades de barbecho que pudiera cultivar el nauta. Daba por sucedido que varios invitados-polizones habían sucumbido en el trasiego por razones equis. Seguramente esto horrorizó al capitano lungo. Visualizaba claramente que la S.A.C. era un entramado societario legal/criminal, con actividades tapadera y otras cordialmente ilegales, pero todas ellas lucrativas para los accionistas/delincuentes. Intuía contrabando de mercancías, droga, trata de seres humanos, prostitución, incluso alguna actividad que por infame se negaba aún a que fuera posible.


Estaba claro que la fachada más soleada y pública de este monstruo era la ocupada por la legal Naviera Marejada. Creía Unno que Slow en un arrebato de dignidad o asustado por algo, había compuesto un plan de destrucción del barco y de sí mismo. Sabía que le faltaban muchas piezas del puzle, pero tenía ya una sabrosa sopa de ideas.


Continuará...

(Texto Nemo Ipse)