reloj

relojes web gratis

domingo, 28 de junio de 2015

Orvallar




Una oscura silueta envuelta en su vaho de aliento callejea por el laberinto de rúas de piedras pulidas y brillantes con verdín en los rincones y esquinas. Esta aldea está sitiada por montes espesos, arroyos que murmuran sobre el paso del tiempo, hambrientas bestias salvajes y una Santa Compaña que lleva una mortaja a un enfermo que aún no sabe que es de su talla, serpentea el cortejo tea en mano de "cruceiro a cruceiro". 
A él, a Suso, le oculta la noche nublada y húmeda, aunque solitario sabe que los aldeanos acurrucados en sus camastros le escuchan, esperan escucharle. Él, cada poco, dice su salmodia: "Son las que son, las doce. Ha dejado de orvallar. ¡Benditas sean las ánimas del purgatorio y las criaturas que aquí están!" -Canturrea con tono musical de escuela de sereno, al que le marcan el tres por cuatro el goteo mimoso y moribundo de las tejas desnudas-......" Nemiho Alano.