reloj

relojes web gratis

jueves, 3 de febrero de 2011

3


Los números, esos entes abstractos que indican cantidades o magnitudes, no son más que esos números y así es todo lo que vemos todo lo transformamos en números.
Estos tres ganchos, restos de un tendido electrico muy antiguo, lo primero que nos traen a la cabeza es un número, un tres, y no dejan de ser tres trozos de hierro colocados ritmicamente, que en su día tenían un fin, y ahora no son más que algo abstrasco en lo que se fija alguien como yo.



Y que me dicen del 63, un número cualquiera, que estaba allí junta aquel ventanuco y le da un sentido de algo cotidiano, del número de una vivienda. Y sólo es el número 63, que si todavía fuera el 69, que tampoco tiene nada de especial, sino que es más rítmico.
Vírgenes con escuadras
y compases, velando
las celestes pizarras.
Y el ángel de los números,
pensativo, volando,
del 1 al 2, del 2
al 3, del 3 al 4.
Tizas frías y esponjas
rayaban y borraban
la luz de los espacios.
Ni sol, luna, ni estrellas,
ni el repentino verde
del rayo y el relampago,
ni el aire. Sólo nieblas.
Vírgenes sin escuadras,
sin compases llorando.
Y en las muertas pizarras,
el ángel de los números,
sin vida, amortajado
sobre el 1 y el 2,
sobre el 3 y el 4.
R. Alberti
"Las matemátaicas son el alfabeto con el que Dios ha escrito el universo" (G. Galilei)