reloj

relojes web gratis

lunes, 6 de octubre de 2008

Los pequeños placeres y los días


Son las 0,21 horas de un 6 de Octubre que no tiene nada de extraordinario, pero hoy me lo voy a tomar como si lo fuera y como si tuviera algo que celebrar, que no es el caso. Pero me empeñé en disfrutar de unos pequeños placeres, que de vez en cuando sientan muy bien.

Estoy en la terraza, mirando la luna y las estrellas, que se contemplarían mejor sino fuera por la contaminación lumínica de la ciudad. Me he preparado un gin tonic, según la receta de mi amigo Horacio Mangas (copa grande, cáscara de limón y agua caliente durante un par de minutos para que emulsione el limón, retirar el agua caliente, añadir hielo, ginebra y tónica), que escribe una página gastronómica muy interesante los viernes en el correo de Andalucía, a parte de otras revistas y guías gastronómicas (www.sevillaenbocadetodos.blogspot.com). Después de varios años, me estoy fumando una pipa, escuchando música, comiendo chocolate negro,… ¿Qué más se puede pedir?

Realmente con la que se nos viene encima (crisis, hipotecas, subida de precios..) disfrutar de pequeños momentos como este que yo estoy disfrutando es emocionante, magnífico, diría yo.

La vida es un regalo, y hay que aprovechar cada minuto, porque ese minuto solo pasa una vez y no se volverá a repetir, verdad que no, Reina, y al final siempre recordamos estos buenos momentos, muchos de ellos con nostalgia.

Porque si tuviéramos la varita mágica para detener el tiempo, otro gallo cantaría.

Si supiera que estos son los últimos minutos que te voy a ver, te diría que te quiero y no asumiría que ya lo sabes