reloj

relojes web gratis

viernes, 17 de octubre de 2008

Que 20 años no es nada.


Hoy 17 de octubre, cumplimos, la promoción del 88, 20 años.
20 años, no es nada que decía Carlos Gardel, y aquí estamos, unos cuantos en Sevilla y otros muchos desperdigados por toda la piel de toro, dando lo mejor de nosotros mismos para con nuestros "clientes", (que, a muchos los conocemos desde aquellos primeros momentos y todavía siguen dandonos guerra).
De todos aquellos zagales que empezamos aquel 17 de octubre, todos más viejos, más gordos y casi todos con menos pelo. Muchos ya ejerciendo de JEFES, otros seguimos de simples Encargados.
No voy a poner nombres, pero para todos los que coincidimos y para los que no llegamos a coincidir desearos que lleguemos por lo menos a cumplir los 25 ( sin premio) para que por lo menos nos den la placa conmemorativa.
Hace un año me fuí a celebrarlo tomando un café y un trozo de tarta, hoy haré lo mismo, me volveré a tomar un café con tarta de chocolate para celebrarlo.
Saludos a todos y poned esta canción del gran Carlos Gardel, os aseguro que os alegrará el alma. Yo la he puesto y me ha dado un subidon.


Yo adivino el parpadeo
de las luces que a lo lejos
van marcando mi retorno...
Son las mismas que alumbraron
con sus pálidos reflejos
hondas horas de dolor...

Y aunque no quise el regreso,
siempre se vuelve al primer amor...
La vieja calle donde el eco dijo
tuya es su vida, tuyo es su querer,
bajo el burlón mirar de las estrellas
que con indiferencia hoy me ven volver...

Volver...
con la frente marchita,
las nieves del tiempo platearon mi sien...
Sentir...
que es un soplo la vida,
que veinte años no es nada,
que febril la mirada,
errante en las sombras,
te busca y te nombra.
Vivir...
con el alma aferrada
a un dulce recuerdo
que lloro otra vez...

Tengo miedo del encuentro
con el pasado que vuelve
a enfrentarse con mi vida...
Tengo miedo de las noches
que pobladas de recuerdos
encadenan mi soñar...

Pero el viajero que huye
tarde o temprano detiene su andar...
Y aunque el olvido, que todo destruye,
haya matado mi vieja ilusión,
guardo escondida una esperanza humilde
que es toda la fortuna de mi corazón.

"El destino es el que baraja las cartas, pero nosotros las jugamos"