reloj

relojes web gratis

miércoles, 8 de octubre de 2008

Vuelta al trabajo


Hoy , despues de mes y medio de baja por culpa de mi matrecho hombro izquierdo, he completado mi segundo día de trabajo y estoy un poquito cansado, no del cansancio físico, sino del cansancio siquico, emocional, porque dos dias seguidos , 14 horas aguantando voces, ruidos, portazos, quejas,... que ya casi se me había olvidado, acabo con la cabeza como un bombo.

Menos mal que en la otra parte de la balanza, en donde se ponen las cosas positivas, pesa más y merece la pena. porque, por un lado los clientes, mis clientes, nuestros especiales clientes,- verdad Juli- que nos hacen pasar buenos ratos (los menos) y nos echamos unas risas con ellos y a cuenta de ellos, y por otro lado, los compañeros, que estos sí que inclinan la balanza y no por que estén muy pesados,(tanto mi grupo como los dos con los que coincido) que son magníficos y creo que nos llevamos muy bien, especialmente los del FONDO SUR (Mallo, Rafa, Padrino,Juli. Mi Primo, Su Hermano,..), que compartimos muchas horas y algunas "historias".Para todos un abrazo profundo.
Tambien un recuerdo paralos que nos dejaron este año, buscando tierras mejores, el Ñampa, que nos dejó huerfanos en el Fondo sur, en la grada del 6, el Quini, Pablito,....

Por cierto, los del 88, cumplimos 20 años el día 17, lo tenemos que celebrar con una capea como aquellas de antaño, allá por el 90. ¿Nos ponemos las pilas y la organizamos?

Y como colofón, una frase que mi primo Enrique utiliza con frecuencia con nuestros clientes:

"Al rey la hacienda y la vida se ha de dar, pero el honor es patrimonio del alma, y el alma solo es de Dios"


La lluvia
como una lengua de prensiles musgos
parece recorrerme, buscarme la cerviz, bajar,
lamer el eje vertical,
contar el número de vértebras que me separan
de tu cuerpo ausente.

Busco ahora despacio con mi lengua
la demorada huella de tu lengua
hundida en mis salivas.

Bebo, te bebo
en las mansiones líquidas
del paladar
y en la humedad radiante de tus ingles,
mientras tu propia lengua me recorre
y baja,
retráctil y prensil, como la lengua
oscura de la lluvia.

La raíz del temblor llena tu boca,
tiembla, se vierte en ti
y canta germinal en tu garganta.
Jose Angel Valente